Cuenca y el abstracto

Una de las ventajas de vivir en Madrid es la situación estratégica de cara a viajar. A escasas dos horas (en tren) de la capital se encuentra la ciudad de Cuenca. Con menos de 60.000 habitantes, seguramente, Cuenca no parece el destino turístico ideal para muchos, pero la cercanía a la capital, su museo de arte abstracto y su tranquilidad me llamaba a visitarla desde hace tiempo. Cuenca es un lugar que permite olvidarse por completo de la gran ciudad y ensimismarse.

Museo de arte abstracto español

Sin duda, el primer punto que no podía faltar en mi visita era el Museo de arte abstracto español de Cuenca que, por si solo, bien merece una visita a la ciudad. Situado en una de las famosas casas colgadas, el museo, de entrada gratuita, recoge una pequeña parte de lo mejor de la pintura y escultura abstracta nacional de los cincuenta y setenta.

Aunque no seas un amante del arte abstracto, o del arte en general, merece la pena visitar el espacio tanto la colección como el espacio son una auténtica joya. ¡Hasta el más profano en la materia puede deleitarse con las vistas que ofrece el espacio!

sin título-5479

Con un trazado laberíntico, el museo acoge una colección de obras de aquellos artistas que configuraron algunas de las tendencias abstractas más significativas de España a mediados del siglo XX. Destacan, entre otros, Eduardo Chillida, José Guerrero, Jorge Oteiza, Pablo Palazuelo, Antonio Saura, Soledad Sevilla y Antoni Tàpies. De todas las maravillosas obras que alberga, me encantó encontrarme con la archiestudiada “La Gran Equis” de Tàpies y con “Brigitte Bardot” de Antonio Saura.

sin título-5486

El espacio, restaurado a principios de los sesenta por el arquitecto Francisco León Meler, fue posteriormente diseñado por el artista Fernando Zóbel, con ayuda de sus amigos, para albergar la colección de arte que él mismo poseía. Tras años de trabajo, en 1966, finalmente, se inauguró el museo que, doce años más tarde, fue ampliado para triplicar su espacio. A finales de los ochenta Zobel donó toda la colección a la Fundación Juan March que administra actualmente el museo.

catedral de cuenca

Las vidrieras  abstractas de la Catedral de Cuenca

Levantada sobre una antigua mezquita, la Catedral de Cuenca es considerada la primera catedral gótica realizada en Castilla, aunque su forma no es nada pura, si no que presenta una gran mezcla de estilos. La planta inicial era románica (formada por tres naves que tornaban cinco a la altura del crucero) pero en el siglo XV se modificó, según la moda de la época, para acabar con una planta de cruz latina.

sin título-2-19   sin título-2-16

sin título-2-12

Aunque parte de las vidrieras son trabajo de Henri Dechanet lo que más disfruté de la Catedral fueron las vidrieras abstractas.  A finales del siglo XX el Cabildo encargó la realización de parte de las vidrieras a varios artistas abstractos conocidos que trabajaban en Cuenca. Finalmente fueron Gustavo Torner, Gerardo Rueda y Bonifacio Alfonso los elegidos.

sin título-2-4

Be first to comment